headerphoto

El grillo topo

Ejemplar adulto de Grillo Topo
Grillotopo es el nombre vulgar de un insecto que pertenece al orden de los Ortópteros —familia: Grillotálpidos—, que ataca principalmente las raíces de los céspedes.

Tiene fuertes patas delanteras para cavar, un tórax prominente y poderosas patas traseras para cavar y empujar. Los adultos alcanzan un largo de entre 3,5 y 5 cm y son de color marrón.

Posee una generación anual y metamorfosis incompleta, por lo cual, los grillos jóvenes o ninfas se parecen a las formas adultas, y son fácilmente identificables, pues las ninfas no tienen alas, y los adultos sí.

Los adultos oviponen en primavera. La mayor oviposición y emergencia de ninfas se produce desde septiembre a noviembre; las ninfas jóvenes e inmaduras aparecen a principios del verano.

Excavan túneles y se alimentan de raíces y otros órganos de las plantas que se encuentran enterrados. Completan su desarrollo en otoño y llegan al invierno en estadio adulto, de manera que tienen una sola generación por año.

Los grillos topo son más susceptibles al principio del verano, después de que la mayoría de los huevos han eclosionado; pero en general, el daño todavía no es visible, y no se sabe dónde tratar. Al fin del verano, estos insectos alcanzan mayor tamaño, son más resistentes, soportan mejor la exposición a los pesticidas y, además, pueden cavar túneles fácilmente y penetrar en mayores profundidades.

La presencia de este insecto se identifica por la mortandad de plantas, la aparición de redondeles de césped seco y la formación de montículos de tierra (resultado de la excavación que realizan para salir al exterior). Es fácil verificar su existencia: se prepara agua jabonosa, se vierte este líquido en las entradas de los túneles, y luego de unos minutos, se observará la aparición de las ninfas y los adultos.

Para su control, se utiliza el riego con insecticidas fosforados, carbamatos, piretroides o fipronil. Mediante este proceso, el grillo topo toma contacto con el insecticida y muere.

Dada la alta sensibilidad en detectar los insecticidas, es común que los insectos profundicen el túnel y escapen de esa manera al producto. Por esa razón, se recomienda la rotación del insecticida. Luego de un tiempo, los grillos topo regresan a la superficie a alimentarse, pero ya no encuentran el efecto insecticida y reinician los ataques. Los controles obtenidos con estos productos alcanzan períodos cortos.

Texto: Alberto Pérez y Eduardo Wright (Facultad de Agronomía, Universidad de Buenos Aires)


JARDINES AL SUR - El césped de Santa Fe
Av. Aristóbulo del Valle 4987 - (3000) SANTA FE - Tel: 0342-455-8440

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
Búsqueda personalizada