headerphoto

ACNE CANINO

Este es un desorden del proceso de queratinización de los folículos pilosos que desencadena en la producción de forunculosis bacteriana secundaria. Se asemeja bastante al acné humano, que se desarrolla durante la madurez sexual, suele ser autolimitante, pero también puede persistir durante la adultez. Suele originarse por anormalidades en las secreciones de sebo de las glándulas de la piel, alterando la queratinización folicular. Los microorganismos que más tarde producirán infección son: Staphylococcus intermedius y S. aureus.

El acné canino es común en razas de pelo corto, como ser: Boxer, Dobermann Pinscher, English Bulldog, Gran Danés, etc.


Las áreas de piel ricas en glándulas sebáceas alrededor del mentón y labios suelen ser las más predispuestas para esta afección, pero puede observarse también en la parte interior de los muscos, abdomen y cola. Los perros más afectados son aquellos que se encuentran entre los 3 a 12 meses de vida (hasta la pubertad), aunque puede observarse en otros ejemplares a lo largo de varios años.



El propietario muy observador, asistirá a la consulta veterinaria, al ver en su mascota la presencia de "granitos en el mentón", pero muchos otros ni siquiera los
advierten y con un poco de suerte la afección se va como apareció. En otros casos el acné puede derivar en una celulitis con múltiples bocas exudativas de aspecto desagradable, las cuales son las que motivan las mayorías de las consultas. Hay casos que al no ser tratados en la edad juvenil, se transforman en un problema
de por vida.

DIAGNOSTICO

En la inmensa mayoría de los casos se efectúa por la simple observación de las lesiones, pero en otros casos no puede diferenciarse a la observación de otras patologías como infección por hongos o foliculitis bacteriana. En consecuencia se debe realizar un raspaje de piel y cultivos para hongos. Si se confirma la infección por los agentes enunciados al principio, se puede realizar un antibiograma en los casos de infección profunda.

TRATAMIENTO

Es fundamental una limpieza diaria del área afectada con champúes específicos o bien otros agentes desengrasantes. En los casos leves de acné mentoniano el tratamiento puede evitarse ya que revierten de manera espontánea a la madurez sexual. De hecho, la colocación de productos en la zona puede agravar la situación por el traumatismo mecánico de los folículos inflamados. Debe desalentarse al propietario de la profunda tentación de "pinchar" dichos "granitos".

En los casos más severos, el tratamiento incluye al peróxido de benzoilo en forma de champú y/o geles. El peróxido de benzoilo suele alternarse con el antibiótico específico y más eficiente para esta afección, que es la mupirocina, ya que el peróxido posibilita una mayor penetración del antibiótico antes mencionado.

En los casos aún más graves (recurrentes o con infección profunda) se deben utilizar antibióticos sistémicos y paños de agua tibia. Los corticoides son un buen recurso para la desinflamación en casos severos. Otro producto utilizado actualmente, por lo general en casos que no responden bien al tratamiento antes detallado, es la tretinoína tópica.

CONCLUSIONES

Son bastantes frecuentes los propietarios de perros de pelo corto, especialmente Boxers, que acuden a la consulta por "granos", "forúnculos", "tumores",
etc., en el mentón o cara de su mascota. No debe caer en pánico ya que puede ser algo tan simple como un proceso de acné canino autolimitante propio de la edad y de la raza.

Si es bueno que consulte para confirmar el diagnóstico, pero nunca es saludable confiar en que siempre el acné se va como llega y menos saludable es tomar justicia por mano propia: "reventar los granitos", ya que puede tratarse de otra patología (enunciadas en diagnóstico) y lo único que "reventaríamos" es un hormiguero pacífico con las consecuencias que puede imaginarse.

Dr. Christian L. Sapia
Médico Veterinario

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
Búsqueda personalizada